Newsletter Ellalabella

Ellalabella

Éstas 13 mujeres celebraron las Fiestas Patrias en medio de la cordillera Chilena, Backcountry al más puro estilo Pieles

27 de septiembre de 2016
116-1200x640

Eran cerca de las 14:00 y hacíamos cumbre en el cerro Unión (3658 m.s.n.m). Al frente, el Morado y sus glaciares fueron testigos de los primeros pasos de cueca que se bailaban sobre esa cima, como previa a la bajada que se nos venía. Ese 18 de septiembre, 13 chicas se tomaron el Valle de las Arenas para celebrar su segundo encuentro de splitboard y ski touring solo para ellas. El viernes 16 de septiembre y en pleno éxodo de fiestas patrias, emprendimos rumbo al Cajón del Maipo para reunirnos con 13 chiquillas randoneras provenientes de diferentes puntos de Chile y Argentina. Entre las nuevas  estaba la Nati Corail, guía de montaña en Malalcahuello, Bárbara Meneses, localaza del Maule, Constanza Spiniak, patrulla en El Colorado y la Ale Fuentes, quien vino desde suecia a participar. Por segundo año nos habían invitado a participar para registrar y contar lo que sería este encuentro de mujeres en torno a la montaña y la nieve. Sus organizadoras Marcela Gonzales y Roby Sbaraglini, ambas splitboarders y con el apoyo de Mammut, Mall Sport, Sherpalife, Lady Mushroom, Sixp, Kantopro Taller, Andes Handbook y Tierra Amarilla Expediciones recibían a sus invitadas al Encuentro Pieles 2016 para salir y disfrutar de la montaña como ellas mejor saben, randoneando pa´arriba y esquiando pa´bajo.

11

271
110
117

Esa noche descansamos en el refugio Ruca Pehué, en el sector de baños morales para al día siguiente partir rumbo al Valle de las Arenas, en plena cordillera. Desde ahí comenzaría la primera pateada hasta el punto en el que se armaría el campamento base. A pleno sol y ya internadas en el valle, una sorpresa inesperada apareció desde una de sus cimas. Primero llegó cerca de ellas un esquiador con cámara y según los rumores que habían escuchado sospecharon que el que venia atrás era una de las figuras emblemáticas del splitboard mundial. Y el camarógrafo les confirma: Yes! You know who he is! Jeremy Jones randoneando en el Cajón del Maipo. Imagínense como quedó cuando ellas le dijeron- We are 13 girls camping in the middle of the mountains and we have beers and wine to share!

46 101 90

Al poco rato de haber escogido el punto base ya tenían todo levantado y me encontré frente a uno de los mejores campamentos en los que había estado. Carpas nuevas, domo comedor e incluso diseñaron un baño ecológico para reducir al máximo el impacto. Encargada de la comida estaba Dinka, quien se encargó de mantener alimentado al equipo, incluso con empanadas de horno que ya traía preparadas. Con el campamento listo y energías nuevas después de la comida, aún quedaban algunas horas de sol para una pequeña pateada, así que apuntaron a una de las laderas del cerro Arenas y le dieron. A medida que subíamos, la vista de sus montañas se hacía cada vez más impresionantes. Frente a nosotros teníamos el Glaciar Colgante del Morado, y a su derecha el cerro Arenas, cumbre que se quería lograr al siguiente día, lo que sirvió para analizar el ascenso y las ladera por donde sería la bajada. Con el campamento ya tapado y la sombra detrás de nosotros, las primeras pieles inauguraban las primeras bajadas del fin de semana. De vuelta en el campamento, el aquelarre se encontraba en su máximo esplendor. Las risas, payas y buena onda de este grupo de mujeres generaba una nueva energía a este mágico lugar. Esa noche el domo, adornado con banderas y guirnaldas, se transformaba en fonda para festejar el inicio de las fiestas patrias.

89 95 231

Y llegó el 18! Mientras algunos endieciochados recién salían de las fondas, el grupo se levantaba para la mayor misión de Pieles, la cumbre del cerro Unión. Calentaron agua para el mate, prepararon la avena y dejaban todo su equipo listo para comenzar el día. Las 13 chicas comenzaban la pateada y la primera parada sería frente a la laguna congelada y el glaciar Colgante del Morado, uno de los paisajes más emblemáticos e imponentes de este lugar.  De vuelta a la caminata, la última y más extenuante parte del ascenso sería por la cara noreste en un zig zag hasta la cima. El día no podía ser mejor. Con un cielo despejado, sin viento y un calor que hacía de las suyas, las pieles sudaron la gota gorda hasta lograr la cima. De a una fueron llegando y su cara de felicidad lo decía todo, el Pieles ya estaba pagado. De ahí para adelante quedaba disfrutar la vista al Morado, el Punta Italia, Cerro Castillo, volcán San José, el Cortaderas, el cerro Arenas y bajar por la cara noreste del Unión directo hasta el campamento. Ya de vuelta todo era pura felicidad, compartiendo las emociones vividas esa tarde, que finalmente combinaron para que este 18 fuera inolvidable para cada una de ellas. Una vez más el Pieles cumplía su misión, reunir a mujeres entusiastas del ski y la nieve para compartir experiencias y dejar claro que esta nueva generación de chicas si sabe como sacarle el jugo a nuestras montañas.  80 74 69

22 68

Fuente: WknHeroes

COMENTA EL POST