Ellalabella

Donde tropiezas, ahí está tu tesoro

  • Blog

“Todos los tiempos son tiempos cambiantes”, escribe la autora Ursula K. Le Guin. El cambio es confiable, fiel, constante: una marea siempre presente en nuestras vidas. Nosotros, por otro lado, almas inconstantes, contradictorias y cambiantes , tenemos dos mentes sobre esa constancia. Algunos días odiamos el cambio, queremos que todo permanezca exactamente como está. Otros días, queremos que todo sobre nuestras vidas sea diferente, incluso deseando que algo fuera de nosotros irrumpa y cambie las cosas de una manera que no tenemos el coraje de hacernos a nosotros mismos.

En su forma más simple, el cambio es el movimiento de un estado del ser a otro. Ese movimiento se aplica no solo a nuestro mundo físico, sino a nuestros objetivos, nuestras creencias y nuestra aceptación de lo que creemos que es normal. El movimiento puede ser suave: el hielo se convierte en agua, la hierba crece mucho, pasa otro año. Miramos hacia arriba para darnos cuenta de que estamos más adelante en una carretera en la que ya estábamos, contentos con nuestro progreso o preocupados de que vayamos en la dirección equivocada. El cambio también puede ser repentino y violento: estamos revolucionados a escala personal o global, un evento único que nos transforma por completo y nos obliga a replantearnos cómo pensamos sobre el mundo y nuestro lugar en él, lo que nos obliga a desarrollar una habilidad completamente nueva, establecido para adaptarse y sobrevivir. La incertidumbre y el caos se convierten en la norma y la vida se vuelve turbulenta, al menos por un tiempo.

El mitólogo Joseph Campbell dijo que cuando queremos pasar de un lugar a otro en nuestras vidas, primero tenemos que superar un obstáculo, cruzar un umbral. Hacemos esto viajando hacia adentro y comenzando a seguir nuestros impulsos más profundos, dejando el camino conocido y entrando en la parte más oscura del bosque donde no hay camino, sin saber hacia dónde vamos, sin saber qué sucederá, sin saber dónde nos encontramos.  Éste es el primer paso de lo que Campbell llamó el viaje del héroe. En ese viaje, buscamos lo que falta en nuestra vida en una arena sin reglas, sin seguridad y sin garantías de finales felices.

Entrar en el bosque oscuro representa entrar en el mundo de la experiencia original, donde trabajas tu vida por ti mismo en lugar de que otros la interpreten por ti. Al seguir tu propia fuerza de vida, creces hasta la madurez y te conviertes en la autoridad para tu propia vida, viviendo fuera de tu centro. Si bien el viaje es intensamente personal, el objetivo es traer nuevas posibilidades que haya descubierto para su vida a la comunidad para que otras personas las experimenten. Este es el flujo de la vida que renueva el mundo.

Naturalmente, abandonar el camino conocido no es una elección fácil. Un viaje a la oscuridad es incierto, y nuestro miedo a la incertidumbre hace que sea fácil justificar por qué debemos permanecer donde estamos, sin cambios, donde sea seguro y cálido. El psicólogo Erich Fromm describió cómo admiramos a aquellos que enfrentan su miedo, que reúnen el coraje, dejan lo que tienen y avanzan, forjando un nuevo camino. En mitología, explicó Fromm, esa forma de vida está simbólicamente representada por el héroe .“Admiramos a estos héroes”, dijo, “porque sentimos profundamente que su camino es el que quisiéramos, si pudiéramos. Pero teniendo miedo, creemos que no podemos ser de esa manera, que solo los héroes pueden. Los héroes se convierten en ídolos; les transferimos nuestra propia capacidad para movernos, y luego permanecer donde estamos – ‘porque no somos héroes’ “. En lugar de arriesgarse, estamos tentados a retroceder por miedo, evitando el riesgo, la incertidumbre y el potencial falla de lo desconocido. Nos excusamos de la responsabilidad que asumiríamos asumiendo ese riesgo en nuestras propias vidas. Justificamos que nos quedemos, creyendo que las opciones de otras personas no están disponibles para nosotros y explicando esas opciones para garantizar que no podamos tomar las mismas decisiones.

Aún así, si tiene la sensación de que la forma en que está viviendo ahora no es la que quiere, que hay otra forma de vida fuera  fuera de su alcance, una aventura que espera tener, entonces es cuestión de encontrar el coraje para seguir el riesgo. La tensión, la falta de honestidad y la sensación de irrealidad son los frutos de seguir una fuerza vital que no es la tuya, dijo Campbell. Si escuchas la llamada a la aventura y la rechazas quedándote donde estás, la vida se agota.

Cuando la aventura que sientes que es la tuya no concuerda con la que la sociedad tiene para ti, el cambio genera conflicto y crea una sensación de peligro. En el viaje del héroe, los inevitables dragones con los que luchamos no deben evitarse ni escapar, sino más bien como soportados y domesticados, como cualquier dragón. Una vez que hayas vivido lo suficiente, sabes que los problemas no siempre se resuelven de la forma que creías que estarían cuando estuvieras bien, cuerdo o descansado. Deshacerse de uno y otro toma su lugar. Existen las dificultades externas: el estado del mundo cualquier día de la semana, las personas que se paralizan y se matan entre sí sin fin, el trabajo que odias, la relación que se acaba. Luego están las dificultades internas: la vergüenza, la tristeza, el miedo. Superar los obstáculos en nuestra búsqueda del cambio no significa que los problemas desaparezcan. A veces lo aguantamos hasta que aprendemos a enfrentarlo. Tal vez algún día te das cuenta de que un problema no se vislumbra tan grande como hace un mes, hace un año. Quizás algún día te das cuenta de que la oscuridad no es tan oscura como cuando no podías ver tu mano frente a tu cara.

A veces llegamos a soportar las dificultades mejor no porque los problemas han cambiado, sino porque tenemos. Podemos transformarnos psicológicamente al darnos cuenta y aceptar lo que no cambiará. Campbell habló sobre esta necesidad de aprender a vivir en el mundo tal como es, a aceptar la naturaleza de la vida tal como es: la luz y la oscuridad, la tristeza y la alegría. A medida que aprendamos a aceptar lo que no se cambiará, nos uniremos a la remodelación de lo que será reformado.

 

Lo hermoso del viaje del héroe es que nuestras pruebas no son solo algo por lo que pasar; son oportunidades veladas. Ellos son el umbral del cambio en sí mismo. Lo que nos obstruye, dijo Campbell, puede transformarse en lo que se ama cuando reconocemos que lo que nos hace caer es una entrada oculta al cambio que estamos buscando: “Donde tropieces, allí está tu tesoro”. Dónde estás puesto de rodillas es donde cavas para obtener oro.

Al final del día, tener dos mentes sobre el cambio es perdonable: algunas cosas cambian y otras no. Que es un misterio que no sabremos hasta que sigamos nuestra aventura hasta el final y regresemos al mundo, teniendo nuestras posibilidades para los demás. Al final, tal vez todo lo que podemos hacer en tiempos de cambio es escuchar la llamada a la aventura y luego responder, arriesgar lo conocido por lo desconocido y enfrentar nuestros miedos para convertirnos en lo que esperamos ser.

fuente: por Flora Michaels womankid magazine

Deja un comentario

Menú de cierre