Ellalabella

En busca de las flores en desierto florido

  • Blog

El año pasado partí al norte de Chile con mi mamá y una amiga en busca del desierto florido. No sabíamos si encontraríamos alguna flor ya que la época de máxima floración ya había pasado, pero fuimos igual.

En medio de nuestro improvisado recorrido,  nos encontramos con un pequeño cementerio y el cuidador  nos aconsejó un lugar para ir. Era en dirección a la costa, así que nos insertamos en un camino en medio de la nada y llegamos a unos bellos acantilados donde nos encontramos con añañucas blancas y rosadas, una maravilla que esas flores, y el entorno.
Seguimos hasta el Parque Nacional Llanos de Challes, pero no encontramos nada, armamos campamento y disfrutamos del paisaje y el atardecer a orillas del mar. Al otro día seguimos rumbo a Copiapó y de la nada apareció un  manchón rosado que vimos desde la carretera.  Y así fue como nos encontramos con las famosas patas de guanaco, miles de ellas cubrían la tierra del desierto. Teníamos ganas de sacar fotos entre las flores y con los paisajes nortinos, todo muy improvisado, solo para jugar y conectarnos de forma distinta con la naturaleza y las flores, así que ahí estuvimos un rato. La hora no era la más indicada porque el sol estaba encima y un calor enorme nos invadía, y en ese minuto uno se pone a pensar, como es que logran sobrevivir estas maravillas en este árido lugar.

El recorrido al norte fue increíble, más allá de la magia de las flores del desierto, uno se encuentra con cosas en el camino que te sorprenden. Ahora  les comparto el desierto florido, en otra ocasión les mostraré fotos que hicimos en un misterioso bus abandonado en medio de la nada, una plaza con juegos para niños hechos de ramas de árboles, la iglesia Incahuasi que ya publiqué hace un tiempo y pueden verlo aquí, y el termino de nuestro viaje que fue en los domos de los molles y visitando el Parque Puquén. Como me gusta mi país, hace mucho que no iba al norte y se me había olvidado el gran encanto que tiene y ese especial misterio en la soledad de su desierta naturaleza.

10527856_10152755106465351_4524536844347022804_n

P1120150 (2)DSC_0316 DSC_0343 DSC_0350DSC_0384 DSC_0411 DSC_0428

DSC_0444 DSC_0452 DSC_0465 DSC_0480DSC_0500 DSC_0502 P1110840 P1110850P1110859 P1110861 P1110865 P1120050P1120060 P1120066 P1120075 P1120082P1120085 P1120095 P1120102 P1120103P1120104 P1120120 P1120122
         P1120164P1120165 P1120138 (2)P1120161        P1120153P1120188  P1120142 (2)

Fotografías: María Jesús Ossa, Carolina Echeverría y María Luisa García

Cerrar menú