MKG_Fast_Fashion_Mitchell_Clothing_Recycled_2005

La foto de una pareja sin vida abrazada entre los escombros de una fábrica textil en Bangladesh, donde murieron más de 1.00 personas, dio la vuelta al mundo en 2013. Ahora la foto de Taslima Akhter es parte de la exposición “Fast Fashion. El lado oscuro de la moda” en el Museo de Arte y Oficio en Hamburgo.

“La industria Fast Fashion posee un balance medioambiental sumamente malo y pertenece a los sectores con condiciones laborales en parte catastróficas y con salarios por debajo del mínimo necesario para subsistir”, explicó hoy la curadora, Claudia Banz.
La exposición busca informar al público sobre la relación que tiene esto con nosotros como consumidores.

Una pieza de ropa no es tan complicada como un automóvil o un móvil y a pesar de ello, la industria de la moda es elevadamente compleja. “Las condiciones, que denunciamos ahora en Asia y en el este de Europa, es algo que vimos aquí en el siglo XIX y XX. Eso es algo que no ha cambiado mucho, sólo hemos trasladado el problema más al este”, indicó Banz.

En una pizarra se puede ver el recorrido de un vaquero: desde el boceto del diseño en los Países Bajos hasta su venta en Alemania y el traslado de ropa usada en Zambia. El pantalón recorre 40.000 kilómetros, empezando desde la fabricación del algodón en Uzbekistán pasando por los hilos y tejidos en la India y la coloración en China hasta su elaboración en Bangladesh y perfeccionamiento en Turquía.

Death-of-A-Thousand-Dreams

A través de la Fast Fashion -en la que se engloban, sobre todo, las cadenas internacionales de bajo coste en las zonas comerciales- se pierde el valor que le damos a la ropa.

“Se ha perdido la conciencia de que detrás de esta ropa hay también trabajo y personas”, afirmó la curadora al mismo tiempo que acusó a la inteligente estrategia de márketing como la culpable de hacer creer a las ‘fashion-victims’ de que deben seguir las nuevas tendencias gracias a que pueden consumirlas a bajo precio.
Como decían nuestras abuelas: lo barato sale caro al final. “O compro diez camisetas por cinco euros, pero de mala calidad y que no van a durar mucho, o me compro una camiseta por 50 euros que pueda llevar mucho más tiempo”, analizó Banz.

La exposición ofrece así al visitante una mirada crítica entre bastidores de la industria textil con ayuda de pizarras, audio y películas documentales. Con ayuda de gráficos se muestra, por ejemplo, cómo una costurera a penas recibe 18 céntimos por una camiseta que se vende por 29,95 euros.
“Queremos dejar claro al visitante que ellos son los consumidores y que pueden cambiar las cosas a través de su comportamiento a la hora de comprar”, explicó.
Dentro de las alternativas se encuentra el movimiento “Slow Fashion”, parecido al de “Slow Food”, que reclama a la gente a asumir una mayor responsabilidad respecto a las personas, el medioambiente y los productos. (dmz/dpa/hl)

xfastfashion.jpg.pagespeed.ic.aP-t7_VzWV1cad5-curtidores-fez-chouwara

 

Está  exposición es posible gracias al  generoso apoyo de la Karin Stilke Stiftung y el Deutsche Bundesstiftung Umwelt . Fig .: Tim Mitchell , ropa reciclada, 2005, © Tim Mitchell

Muestra estará abierta hasta el  20 de septiembre en el Museum für Kunst und Gewerbe Hamburg.

Fuente: MexikoTravel