Bella experiencia con una acogedora familia en Estepona

20140519_125219

Hace un año atrás viví una bella experiencia durante un viaje que hice por España. En medio de las montañas y a tan sólo 10 minutos de la playa, en el pueblo de Estepona en la ciudad de Málaga, se encontraba la finca de una acogedora familia, constituida por los dueños de casa (Inma y David) y sus dos hijos (Ibra y Nayet).  Ellos tienen su propia huerta y animales para el autoconsumo. David es el encargado de las labores de campo, mientras tanto, Inma trabaja como abogada en Estepona. Además, entre los vecinos de la zona es común que se realicen trueques, cooperándose así mutuamente. Cada uno entrega lo que posee o sabe. Esto, ya que no sólo se intercambia comida, sino también conocimientos y habilidades, ayudándose en materia de construcción, jardinería, salud, etc.

P1060390

Edición: Sandra Rojas

Llegué a este lugar porque mi ex pololo trabajaba ahí de wwoofer*, por lo que fui a acompañarlo por un tiempo. Cada día, nos despertábamos a las 8 de la mañana a realizar diferentes labores, como alimentar a los animales (como cabras, burros, gallinas, conejos). Luego, subíamos a la cima de la montaña para prender la bomba de agua. Siempre éramos seguidos por los perros, quienes nos acompañaban a donde fuéramos. Durante media hora teníamos que estar allí arriba observando el impresionante paisaje, al tiempo que hacíamos funcionar la bomba para abastecernos de agua durante el resto de la semana. Sin duda, era el mejor trabajo de todos. También debíamos sacar los huevos, desmalezar, cosechar frutillas, etc… Los hombres también se dedicaban a abrir una mina que encontraron para sacar agua.  Yo siempre intentaba ayudarlos en lo que podía. Me conecté con la naturaleza y a dos días de abandonar el estrés santiaguino, enseguida sentí el relajo de la granja al meter las manos en la tierra y preocuparme por ella. Esos días  también compartí junto a dos voluntarios más. Unos españoles con los que nos llevábamos muy bien. Todos alojábamos en una pequeña casa al lado del hogar familiar. Fueron días de mucho relajo, ya que, además, nuestra casa estaba a orillas de un río, por lo que después de un  día de trabajo bajo el sol, un baño venía perfecto. A veces, salía a caminar junto a Inma, ya sea observando el mar o bordeando el río. Durante esas caminatas, surgieron muchos temas interesantes, que lograron conectarnos profundamente. P1060454

También aprovechamos de ir a conocer lugares cercanos, Málaga, Estepona y Genaguacil. Este último es un pueblo en medio de las montañas, en el cual su principal concepto es la fusión entre naturaleza y arte. Paseabas por en medio de pequeñas casitas y te encontrabas con esculturas y arte en cada rincón.  Es uno de esos lugares con los que te conectas desde un principio. Más adelante, en otro artículo, les contaré sobre este lugar. Estepona, en tanto, es un bello pueblo costero, para muchos un balneario de verano. Si lo recorres, te encontrarás con miles de callecitas de casas blancas con maceteros llenos de flores y sabias frases escritas en cerámicas, también les compartiré más detalles sobre este lugar más adelante.

Las comidas en la casa eran muy entretenidas. Muchas conversaciones interesantes, bromas y chistes. Me reí mucho con su humor y sus historias. Y también disfruté de las deliciosas comidas que David preparaba a diario. Todo con alimentos cosechados de su propia granja, como tomates, huevos, lechugas y muchos otros. Se siente ese sabor a tierra, puro, directo a tu plato. Una experiencia maravillosa. Conocí personas increíbles, con las que tuve una conexión muy especial. Sobre todo con Inma. Muchas veces sentí que éramos almas gemelas, ya que teníamos demasiados temas y cosas en común.

20140514_163107

Esta historia es de esas experiencias inolvidables que te regala la vida. Sin duda lo más importante fue la conexión y la comunicación con las personas que allí conocí. Bellos recuerdos!!!

*¿Que es Wwoof? Una organización a través de la cual puedes trabajar de voluntario en granjas por todo el mundo a cambio de comida y alojamiento. Cada quien va con una motivación diferente. Ya sea aprender sobre la naturaleza, encontrarse consigo mismo, buscar un nuevo estilo de vida, vivir experiencias, conocer personas, viajar, entre otras. En Chile también existe la organización  entra aquí , si tienes granja o campo puedes tu también invitar a personas a trabajar ahí.

P106024820140513_102712P1060326P1060385P1060463P100085120140517_100625P1060314P1060470P1060281P1060277P1060396P1060469P1060398P1060428