Francis Meslet encuentra la belleza en lugares abandonados

  • Categoría de la entrada:Arte / Blog

“Encontrar la belleza en lo abandonado, en eso que la historia a dejado atrás y que en silencio se ha ido transformando en lo que el tiempo va dejando, lugares que en su vitalidad deben haber brillado mucho, y que a pesar de su abandono, el fotógrafo Francis Meslet logra hacerlos resaltar en estas imágenes, mostrando la belleza que aún sigue ahí, en silencio pero sigue ahí, deja su rastro. En algunos lugares incluso la naturaleza se ha hecho cargo de vestir y aportar con su decoración viva.  L@s invito a disfrutar e insertarse en estas fotografías que te invitan a viajar por esa historia escondida, imágenes que te hablan sobre lo que debe haber ocurrido  en los tiempos en que estos salones de bailes, iglesias, invernaderos y otras construcciones  eran habitados. Viajemos a otra época e imaginemos, la música, la risa, los cultos, las vivencias y la intensa vida que lleno antiguamente estos lugares”

Francis Meslet es un fotógrafo francés  que antes de dedicarse a la fotografía soñaba con ser arquitecto. Apasionado de los viajes y por los lugares abandonados, lo llevaron en busca de estos patrimonios abandonados por el mundo.

“Entonces entro a un lugar, miro las condiciones de luz y hago todo lo posible para entregar mi versión sin traicionar a los arquitectos que las diseñaron o las personas que vivieron allí . Uno de mis grandes placeres es llegar a un sitio antes del amanecer, tomar la temperatura del lugar y descubrir que los rayos del sol se infiltran imperceptiblemente pero inexorablemente más profundamente en todo el edificio. “– Francis 

La serie de fotos Último tango en Nowhereland logra el objetivo que busca, que es llevar a los “espectadores” a hacer un viaje a otra época e imaginar  la música, la risa, la vida intensa que llenó estos lugares.

“La gente venía a divertirse, a comer bien y a olvidarse de las molestias de la vida cotidiana y, sin duda, a liberarse a su manera de la opresión del régimen vigente en ese momento ”- Francis 

Antes de la caída del muro en 1989, cada pueblo de Alemania del Este tenía su salón de baile. Generaciones de aldeanos llegaron a olvidar, los fines de semana, la dureza de la vida cotidiana con fiestas y danzas. Los pueblos rivalizaban entre sí con mucha decoración, a pesar de que sus medios materiales eran desiguales. Después de 1989, lenta e inexorablemente los salones fueron abandonados, olvidados, desatendidos, abandonados. Durante un viaje a Alemania del Este, Francis visitó una treintena de estas salas abandonadas. El acceso no siempre era fácil. Prohibido en la mayoría de los casos. Cuando se ve el estado de algunos pisos y techos se entiende rápidamente por qué.

Son muchas las imágenes así que seleccioné algunas de las que más me gustaron sobre todo la de su serie de salones de bailes abandonados. Espero que las disfruten tanto como yo. 

Último tango en Nowhereland 

Más fotos de otros lugares abandonados que a registrado Francis Meslet