Ellalabella

Manteca de Karité: el ingrediente obtenido a través del empoderamiento femenino

Hay veces que dan ganas de comprarse un producto solo por el hecho de saber de donde viene, y todo lo que puede aportar en la vida de las personas que los fabrican. Un ejemplo es la manteca de Karité de Body Shop que es fabricada por mujeres en Ghana, éste trabajo las hace empoderarse  y les entrega muchos beneficios para su vida y su comunidad.
Además es un producto obtenido de forma sostenible a través del comercio justo.
Aquí les dejamos el artículo que cuenta más sobre éste lindo proyecto. 

The Body Shop fue pionero en el comercio justo en la industria de la belleza, cuando unieron fuerzas a través de la sociedad con la primera comunidad de Ghana en 1987. Hoy, el 95% de sus productos están enriquecidos con ingredientes obtenidos de forma sostenible a través de su programa de Comercio Justo.

Cuando la fundadora de The Body Shop, Dame Anita Roddick, visitó Ghana por primera vez en 1992 y conoció a las mujeres que han atesorado la manteca de karité por generaciones, quiso compartir más que los beneficios de sus ingredientes. Ella quiso empoderar a las mujeres, sus familias y comunidades enteras.

Esta es la razón por la que The Body Shop ha pagado una prima adicional al pago de un precio justo por la manteca de karité desde que comenzaron la sociedad en 1994. Esto ayuda al fondo social de Tungteiya, al Fondo de Acción Comunitaria del Norte de Ghana, e invierte en proyectos comunitarios relacionados a la salubridad, sanitización, agua y educación que benefician a 49.000 personas cada año.

En 25 años, la Asociación de Mujeres de Tungteiya ha crecido de 50 miembros a 640 en 11 aldeas. Ellas obtienen manualmente 290 toneladas de manteca de Karité para The Body Shop cada año usando un proceso de 18 pasos traspasado de madres a hijas por generaciones.

Mundo sustentable

En este tiempo, The Body Shop también fue co-fundador de la Global Shea Alliance (GSA). La GSA ayuda a la industria del karité a luchar por un mundo más sostenible, y beneficia a las 8 millones de mujeres que son la parte más crucial de esta industria. A través de esta asociación, estas mujeres se han empoderado a ellas mismas y a sus comunidades.

“He visto mucho cambios para un mayor empoderamiento… Ahora, las mujeres son lo suficientemente audaces para ir al banco, para tramitar negocios. Esta es la liberación que queríamos que tuvieran. No tener que depender de tu hombre cada vez para hacer cualquier cosa. Ahora son socios” indicó Madame Fati Paul, directora Ejecutiva de la Asociación de Mujeres de Tungteiya, representando la identidad de un producto que abre nuevos horizontes desde el viejo continente.

Cerrar menú