“Simulacro de Alta Costura” obra de danza chilena que utiliza la memoria de la ropa usada

  • Categoría de la entrada:Blog / Danza / Moda

 

Cuatro diseñadores de vestuario, música en vivo y toneladas de ropa usada dieron vida a “Simulacro de alta costura”, la nueva coreografía que Isabel Croxatto, prepara con el Ballet Nacional Chileno, BANCH.

El año 2011 el coreógrafo  Gigi Caciuleanu, Director del BANCH, invitó  a Isabel Croxato  destacada coreógrafa nacional  a que trabajar un propuestas con el BANCH, de ésta nace una novedosa obra llamada “Simulacro de Alta Costura” 

Definida como un diálogo entre “Hecho a la Medida” y “Listo para Llevar”, la obra va más allá de la moda porque refleja la visión de una artista como protagonista del particular momento que hoy vive Chile y el mundo. “El tema tiene que ver con las cadenas de sobre producción y sobre consumo, con la “ausencia” que esconde la simulación material y el despertar “indignado” del hombre y su actual cuestionamiento a esta situación”, afirma la artista.

Isabel Croxatto utiliza música original compuesta e interpretada por el grupo La Fábula de la Fiebre y la Tortuga”, integrada por músicos formados en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile. Desde Francia vino la artista Miryam Pruvotcompositora e intérprete de la voz que creó atmósferas sonoras en ésta original propuesta.
Otro elemento que lleva a Isabel Croxatto a crear esta obra es, dice, el gran cambio que están sufriendo las artes escénicas, especialmente la danza en su condición de arte efímero “cada vez tienen que ser más innovadoras, tecnológicas, novedosas. Todo es desechable, tenemos tanta información acumulada que no alcanzamos a procesarla y por otra parte la relación cuerpo a cuerpo tiende a desaparecer de nuestro escenario cotidiano y muta hacia un cuerpo cibernético”.

La obra se sustenta en la colaboración de los artistas que participan en ella: bailarín con coreógrafo, coreógrafo con músicos, músicos con bailarines, artistas visuales con diseñadores para plantear esa problemática a través de toneladas de ropa usada que contienen una memoria colectiva, que representa que somos muchos los indignados y en esta búsqueda escénica nos planteamos qué pasa con este exceso, qué le pasa al cuerpo, qué le pasa a la danza con el peso del de la identidad material que hoy define a nuestras sociedades”.

“Los trajes de Alta Costura han perdido la exclusividad con la democratización y la masificación del diseño y del arte se ha mermado la envergadura, lo extraordinario. “La obra es un viaje entre la Alta Costura y el Pret a Porté, porque la Alta Costura sobrevive cuando descubre este recurso de democratizar el diseño”, manifiesta.

La ropa usada es escenografíavestuario contexto y junto a los bailarines y la música en vivo, la ropa es la única materialidad con que trabaja Isabel Croxatto. Con ella se han diseñado y confeccionado los exclusivos trajes de Alta Costura que lucieron los bailarines.

Para la obra se necesitaron toneladas de ropa usada. Con este motivo se creó  la campaña “Cambia tu Ropa por Arte” que consistió en un llamado a quienes quieran donar ropa usada para este montaje.

Isabel Croxato fue nominada en coreografía por “Simulacro de Alta Costura

 

 

fuentes: ceacuchile
emol